QUIENES SOMOS

ESPECIALISTAS EN LA FABRICACIÓN DE TAPONES DE CORCHO DESDE 1927.

La historia de MANUEL SERRA se remonta a 1927 y es parte de una trayectoria familiar vinculada al mundo corchero. Actualmente la quinta generación sigue fabricando tapones de corcho natural con el mismo respeto por la tradición que entonces. Con la misma devoción por el detalle y el trabajo bien hecho. Y con la tecnología más puntera para ofrecer calidad al servicio del buen vino.

Nuestra sede e instalaciones están ubicadas en Cassà de la Selva (Girona), municipio corchero y en donde empieza el macizo de las Gavarres: una de las principales zonas de alcornocales de Catalunya y de mayor tradición en la fabricación de tapones de corcho.

En 2002, MANUEL SERRA se trasladó al polígono industrial en el que se ubica actualmente y amplió sus instalaciones, lo que permitió integrar todo el proceso de fabricación y potenciar su área de Control de Calidad.

En este ecosistema natural y empresarial se fundó MANUEL SERRA hace ya casi 100 años. Y ahí seguimos hoy, bebiendo de la tradición y apostando por la tecnología, al servicio del mejor vino.

Misión

TRANSFORMAMOS EL CORCHO EN TAPÓN

Para elaborar nuestros tapones mantenemos una rigurosa selección de las planchas de corcho, extraídas de los mejores alcornocales de Andalucía y Extremadura y de los bosques mediterráneos de Valencia y Cataluña.

Solamente amando, respetando y manteniendo la biodiversidad de los montes de alcornocales seremos capaces de tener un largo futuro y mejorar día a día la calidad del tapón de corcho. Nosotros transformamos un material noble y natural como es el corcho y lo convertimos en un cierre inmejorable para los vinos.

Nuestro compromiso es satisfacer las expectativas de nuestros clientes siendo respetuosos con el medio ambiente.  Esto nos obliga a mantener cuatro prioridades constantes: calidad, tecnología, control y sostenibilidad.

Calidad, entendida desde el origen de la materia prima, controlando todo el proceso que va desde el bosque a la botella y aplicando la máxima tecnología a una industria sostenible. 

Por ello, apostamos por un perfil concreto de cliente: bodegas respetuosas con el medio ambiente y sensibilizadas con el producto natural, preocupadas por la excelencia del cierre que requiere la calidad de sus botellas.

Suministramos a viticultores y bodegas locales e internacionales, y buena parte de nuestra producción se destina a la exportación, con especial presencia en el mercado Europeo.

Equipo humano

LA CLAVE: COMPARTIR CONOCIMIENTO

El valor de un equipo humano es la suma del valor individual de cada una de las personas que lo forman. Nuestro equipo, altamente estable en MANUEL SERRA, acumula una larga experiencia en la empresa y en el sector. Un equipo con un conocimiento especializado y un alto compromiso con el trabajo bien hecho.